¿Cómo surgieron los desfiles de moda?

Las grandes pasarelas son hoy en día eventos que se siguen por mucha gente para ser testigos de las nuevas tendencias, tal vez para seguirlas e imitarlas, tal vez sólo por mera curiosidad; por lo que sea, no podemos evitar estar al tanto de los anuncios de los grandes desfiles de moda que se llevan a cabo a lo largo del año, y sus propuestas extravagantes que se muestran en cada una de ellos, pero en este post nos gustaría contarte sus orígenes.

Algunas investigaciones refieren que los desfiles o presentaciones de moda eran, al principio, totalmente exclusivas en salones decorados o residencias con un público estrictamente seleccionado. Las colecciones debían ser de alta costura, lo que implicaba, que cada prenda debía ser única, hecha a mano en un taller a la medida.

Charles Frederick Worth, diseñador de moda a quien consideramos el padre de la alta costura (Haute Couture), llegó a París tras siete años de estudios en Londres. En 1858 fundó uno a su socio Bobert su propia casa de moda en la Rue de la Paix, de la cual en 1871 toma la dirección absoluta. Fue el primer diseñador en firmar cada una de sus creaciónes combo si se trataran de piezas de arte. Tamnbién fue el precursor de lo hoy conocemos como «Fashion Week», ya que una vez al año mostraba su colección con la intención de aumentar sus ventas. Y por si fuera poco fue el primero en imponer sus propios diseños.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la moda perdió fuerza. Sin embargo, Eleonor Lambert, impulsó la fundación de Press Week en 1943 para promover la industria de la moda, en donde, el principio, solo acudían menos de 60 editores.

Press Week tuvo tanto éxito que Milán, París y londres siguieron sus pasos, donde diseñadores reconocidos como Dior, Yves Saint Laurent y Givenchy se presentaban. Por lo que, alrededor de la década de los setenta, ochenta y noventa estas ciudades comenzaron a organizar oficialmente las semanas de la moda.

Anteriormente, todas las presentaciones de las colecciones se realizaban en un lugar fijo como el Carrousel du Lubre, en París. Sin embargo ahora las grandes firmas alquilan espacios como aeropuertos o casinos, para darle un toque auténtico a sus pasarelas.

1975 es el año de la creación oficial de la Settimana Della Moda en Milán con el apoyo de la Cámara Nacional de la Moda Italiana que fue quien estableció el primer calendario oficial.

En 1984 comienzan los desfiles en Londres. Lo que recuerda a la Fashion Week londinense tal y como la conocemos en la actualidad comenzó en un parking situado en el oeste de Londres. Con el apoyo de la edición inglesa de la revista Vogue, el gobierno británico aceptó el patrocinió de este vento que puso en escena a jóvenes diseñadores como John Galliano o Betty Jackson.

En 1993, el Consejo de Diseñadores de Moda Americano anuncia la centralización de sus desfiles en el Bryant Park de Nueva York. Hasta esa fecha, habían tenido lugar en boutiques o en los talleres de los diseñadores, pero el derrumbe de un techo durante un desfile de Michael Kors precipitó esta decisión.

En 1994 la Semana de la Moda en París comienza a celebrarse en el Carrousel du Louvre. Con este anuncio, la Cámara Sindical de la Couture pretende simplificar los desfiles. En el 2007 se celebran más de 40 Fashion Weeks en todo el mundo. En el 2010 la Semana de la Moda de París abandona el Carrousel du Louvre, y la de Nueva York se instala en el Lincoln Center. La razón de estos cambios es que estas localizaciones se habían quedado pequeñas, y también porque el decorado a la hora de presentar un desfile resulta clave y en estos espacios se encontraban muy limitados.

En la actualidad, podemos decir que se celebran más de 140 Fashion Weeks en todo el mundo donde durante el tiempo que dura el show las grandes marcas del mundo de la moda y del lujo procuran trasladarnos a una tercera dimensión. Siempre magnificamente bien orquestados y reservando más de una sorpresa, los desfiles en las actualidad se han convertido en auténticos espectáculos, con puestas en escena que contribuyen a transmitir el espíritu de las marcas.

Ha sido un largo camino recorrido por cientos de diseñadores que muestran su arte en las pasarelas, sin embargo, es inevitable ignorar la mayoría de las veces las excentricidades de cada pieza o incluso su simpleza, todo depende del cristal con que se mide, y claro, de los gustos personales de cada persona.

En Jm2Foto sabemos del cuidado especial que deben tener las prendas de alta costura, por ello cuidamos nuestro servicio fotográfico al máximo detalle, con la máxima profesionalidad y ofreciendo el factor humano como factor diferenciador. Para que con nuestras imágenes nítidas, claras y bien iluminadas puedas vender tus propios diseños en tu web o en las redes sociales a tus seguidores más fieles.