Fotografia editorial para modelos

La fotografía es imprescindible dentro del mundo de la moda. Un/una modelo debe conocer los estilos, conceptos y tendencias sabiendo plasmar la esencia de un desfile, el estilo personal o la estrategia de una marca. La fotografía de moda es mucho más que una modelo posando con prendas de la última colección de una marca concreta o mostrando la tendencia más rompedora del momento.

Los accesorios, la ropa, el maquillaje y la vestimenta son la clave para este tipo de fotografía ya que todo tiene que tener sentido en su conjunto y en esto es en lo que se basa el editorial de moda.

La fotografía para editoriales son producciones que se realizan para revistas, suplementos y catálogos de moda. Con el paso de los años, la fotografía ha ido evolucionando y por tanto la fotografía de moda también. El editorial de moda ha desarrollado una estética propia, donde las prendas, accesorios y demás no son los únicos protagonistas. Las historias, los lugares y el ambiente deben estar bien elegidos para realizar un buen trabajo del conjunto.

La creación del editorial de moda atraviesa una serie de fases. La dinámica de trabajo ha de estar perfectamente establecida antes de comenzar. Esto, como suele ocurrir siempre, depende del propio artista y se hace más sencillo a medida que se gana experiencia y se va encontrando el estilo propio que nos va a definir como fotógrafos. Es fundamental que el fotógrafo trabaje con un equipo de confianza que conozca su estilo y manera de trabajar.

Preproducción:

La finalidad del trabajo del fotógrafo profesional es plasmar una idea de la forma más adecuada. En fotografía editorial esa idea debe girar en torno a un encargo previo de las firmas y marcas de moda para las que trabajes. Por ello, es necesario analizar no solo el material con el que vamos a trabajar, sino el medio (y su estilo) en el que vamos a publicar nuestro trabajo. Esta parte de la preparación de un editorial es clave, pues tendremos que adaptar nuestro trabajo al estilo y la línea de esa revista.

Una vez estudiada y concebida la idea habrá que estudiar las necesidades de la sesión que se va a llevar a cabo y definir el concepto que vamos a plasmar. Se trata de un trabajo de producción en el que deberemos gestionar los recursos con los que podremos contar para realizar nuestra sesión y controlar el resultado final.

Producción:

Una vez cerrado el trabajo previo, es el momento de unir los medios y conseguir las fotografías. Para ello es importante medir bien la luz y jugar con ésta como os contábamos en el artículo de qué aspectos de la fotografía debemos tener en cuenta cuando trabajamos. La iluminación es una de las partes fundamentales de nuestro trabajo como fotógrafos, pues es lo que va a dar personalidad y alma a la imagen, es el alma de la imagen.

Post-producción:

Por último, otra parte fundamental que ayudará a obtener el resultado deseado es la postproducción digital. Para ello contamos con diferentes programas que nos podrán ayudar a pulir las imágenes. Este retoque fotográfico podrá ser llevado a cabo por el mismo fotógrafo o bien por un estudio externo de retoque especializado en la postproducción de fotografía de tipo editorial. Debemos intentar, siempre, conseguir el mejor resultado en la sesión de fotos para tratar de hacer el mínimo de cambios tras ella,  partir de una buena toma siempre simplifica ella trabajo.

Si bien es cierto que se trata de un mundo en el que el acceso y, sobre todo, el éxito es complicado, no se trata de una misión imposible. La dedicación y el esfuerzo son claves para triunfar en esta disciplina en la que existe tanta competencia.

La fotografía de moda es una de las especializaciones más demandadas en la actualidad. Internet y las redes sociales se encargan, cada día más, de recordarnos que la fotografía de producto y la fotografía editorial están más vivas que nunca. Las marcas de moda buscan publicitarse más que nunca a través de Internet en anuncios, reportajes, catálogos y todo tipo de oportunidades. Si esta fotografía es tu pasión,  éste es también uno de los mejores momentos para dedicarte a ello ya que hay muchas publicaciones tanto offline como online.

Por ello, si conoces alguna tienda de ropa, habla con tu fotógrafo de confianza, llega a un acuerdo con el, podéis hacer una sesión editorial de muestra, y ya si la marca quiere ofrecerle los servicios conjuntos con el estudio fotográfico para poder hacerle toda la campaña.