Son buena idea hacer sesiones de intercambio para tener tu book?

A menudo todos los fotografos profesionales recibimos mensajes del tipo: «he visto tu perfil y tus fotos son una pasada, creo que podríamos hacer un intercambio porque saldrían unas fotos chulísimas», «Hola, necesito renovar mi book y he visto tu perfil en la red social. Me gustaría que me hicieras nuevas ¿Te interesa un intercambio?», o directamente «hola me haces fotos nuevas en tu estudio».

Por lo general contestamos a todo el mundo, pero hay personas, ofendidas porque les digas que cobras por hacer tu trabajo, insisten: «Si no te cuesta nada», «así tienes fotos nuevas», o «yo te menciono para que tengas mas visibilidad entre mis seguidores», …

Seamos sinceros, ¿para que sirven unas fotografías de una persona que se cree modelo y posa sacando pecho, culo en pompa y brazos en jarra? Correcto, para nada.

Las modelos profesiones, o que pretenden serlo, saben de la importancia que tiene tener un buen book y pagan por ello a fotógrafos que saben que les van a dar una buena calidad, al igual que los fotógrafos profesionales invertimos en tener un buen equipo y conocimientos que den los resultados que se esperan.

Ahora están tan de moda este tipo de intercambios como fotografos «profesionales» hay en el mercado, es decir todo aquel que tiene una cámara de fotos y sabe darle al botón de disparo.

woman in floral long sleeved dress

Con esto sólo quiero dar a entender, como hacen otros muchos, que ante todo tiene que haber un respeto por la profesión, es decir, no pidas un test gratis, tanto si estás empezando como si llevas carrera. Ofrece tu perfil al fotografo, que si le interesa, lo mismo accede a hacerte un par de retratos; y si no le interesa tu perfil, ya habrá otro a quien sí le interese porque esté comenzando en el mundo de la fotografía, necesite practicar algún esquema concreto, o ampliar su propio porfolio.

Cuando empezamos con la fotografía hace años, retratabamos conocidos y cuando vimos que cogiamos nivel, empezamos colaborando con modelos que, al igual que nosotros, estaban empezando en el mundo de la moda. Nunca se nos ocurrió pedirle a top models que posaran gratis, porque nosotros éramos conscientes de que la calidad de nuestro trabajo no era buena para andar molestando (porque al fin y al cabo es molestar). Por eso es muy importante saber donde nos encontramos, qué ofrecemos y qué recibimos con nuestras acciones y aptitudes.

Nosotros al día de hoy seguimos aceptando unas pocas colaboraciones, con la finalidad de ampliar nuestro conocimiento en iluminación, revelado, etc pero podemos afirmar que cada vez menos, porque el porfolio llega un momento que se cubre y pasa a un segundo plano, pues lo primero es conseguir los trabajos necesarios para poder cubrir los gastos. Si ser fotografo profesional tiene muchísimos gastos.

Pero con esto no queremos desilusionarte, antes de contactar a un fotografo, observa sus redes sociales y las galerías de su web (si no tiene, ya te está diciendo mucho de su profesionalidad y de lo serio que se toma su profesión). Preséntate correctamente y hazle una propuesta interesante que veas que ya no ha realizado ya. Una cosa que nos caracteriza a los fotografos es que siempre queremos probar cosas nuevas para así no estancarnos.

Hoy en día existen muchos aficionados que han encontrado en la fotografía, una forma de ganar un sobresueldo a costa de poner precios ridículos, o incluso regalar el trabajo. Si estamos hablando de fotógrafos de manual, que se creen que todo viene en internet, que no tienen sensibilidad, que sus fotos no transmiten y que al final lo que hacen es insultar a esta profesión con esas aberraciones que terminan en las redes sociales.

La vida del fotógrafo profesional es muy complicada, estamos en la obligación de

woman on the river posing for pictures

sacarnos las castañas del fuego. Tenemos que buscar a los clientes, relacionarnos, negociar … y por supuesto hacer las fotografías y editarlas. Esto significa que el trabajo ocupa las 24 horas del día y del año. No solemos tener vacaciones ni apenas vida social. Aunque podemos tener pequeños tiempos de descanso. Pensar que si no trabajamos no comemos.

Este tipo de profesión se elige muy vocacionalmente y por sello no tenemos problemas por luchar para seguir adelante, pues es muy satisfactorio ver que ese/a modelo ha conseguido firmar un gran contrato gracias a tus fotografías.

Las personas que contratan a un fotógrafo no son conscientes de lo que hay detrás, solo ven el precio. Y en eso la competencia aficionada está barriendo el mercado de una forma aplastante. Pero luego cuando se ve el resultado comienzan los arrepentimientos, o como no entienden, se quedan tan tranquilos/as habiendo pagado por un material mediocre. Así sucede, que luego las agencias no los mandan a casting porque los directores que los organizan ven un material pobre, regular a nivel técnico, y poco creativo.