Publicado el

¿Que son las fotos de cara lavada?

fotos de cara lavada

Las fotos tipo “Cara lavada” es como se le llama a las fotografías que se hacen sin ningún tipo de maquillaje, o con simplemente una base.

¿Para que sirven?

A las agencias les gusta este tipo de fotografías porque se aprecia perfectamente como es en realidad un@ modelo. Sus rasgos faciales y corporales, con sus imperfecciones naturales a la vez que singulares.

Si la piel de tu rostro está cuidada te interesa tener unas de esas fotos en tu book. Además es por lo primero por donde debes empezar a construirlo, este tipo de sesiones se realizan en estudio, sobre fondo blanco, con un look lo mas sencillo y sport posible (vaqueros, camiseta blanca y zapatillas normalmente).

Lo ideal es dormir bien varias noches seguidas antes de este tipo sesión (este consejo es valido para todas los shootings o sesiones) y tener la piel bien hidratada (bebe mucho y mantener hidratación con cremas los días previos).

¿Donde tengo que tenerlas?

Tienes que tener en cuenta que, un test no es un book, aunque popularmente se confunden muy a menudo. Un book es un porfolio de trabajos o sesiones realizados o de imágenes creadas a lo largo de tu carrera profesional. Es una especie de curriculum fotográfico de la modelo. Una modelo que comienza no se hace «un book» sino «un test». Y es ahí donde tienes que empezar con este tipo de fotografías.

En el test debemos mantener siempre la sencillez en todo momento. Estilismos simples, iluminación sencilla, pero adecuada. Hay que procurar estar siempre en tendencia, porque de salirnos demasiado podemos caer mal ante los ojos de la agencia que nos calificará como fuera de moda.

El fondo debe ser blanco o lo más simple posible, y si es sin fin mejor, pues distrae menos, y centra la observación en el motivo que eres tu.

La iluminación debe ser muy suave y natural, sin sombras duras, pues la idea es que se te vea tal y como eres, de una forma natural, y así puedan hacerse una idea de la base que tienen para trabajar y sobre la que se creará la publicidad.

¿Como deven de ser?

Este tipo de fotos no se suelen retocar en exceso ya que, como hemos dicho anteriormente, se busca la naturalidad, por ello es muy importante saber elegir a un buen profesional, que sepa como sacarte partido con la iluminación y con las ideas claras. Con el que conseguirás fotos tuyas llamativas y profesionales con las que abrirte las puertas de las agencias o de trabajos remunerados en tu zona.

Piensa que los profesionales de la imagen están metidos dentro de la industria, ya sea local o nacional, por lo que siempre les preguntan acerca de gente que quiera trabajar en proyectos, pasan mucho tiempo entre castings y presupuestos publicitarios y comerciales. Por lo que saben que persona encaja con que tipo anuncio. 

Las sesiones de cara lavada son básicas para empezar a vender tus servicios como modelo, por muchas sesiones TFCD que hayas hecho, por muchos desfiles colaborativos en los que hayas participado, es tu book y tus sesiones en estudio las que harán la base de tu porfolio para poder venderte. Con esto no quiero decir que no tengas que tenerlas, pero si deben estar al rededor de la base que son tus fotos de cara lavada.

¿Por donde tengo que empezar?

Por eso tienes que comenzar a pensar, no como modelo, sino como gerente de tu imagen personal como modelo profesional, recuerda que es tu imagen la que va ha salir en ese catalogo, o en esa publicación en redes sociales, para la venta de esa prenda o accesorio. Por ello tienes que empezar a dejar de ver esto como una diversión y empezar a tomártelo enserio.

Chic@s guapas hay a montones, y que se dejen menospreciar también, esto es una profesión dura, donde tienes que demostrar tu valía día tras día, trabajo tras trabajo. Piensa que tienes que aportar algo más de lo que es una cara o cuerpo bonito, y que entra en los cánones de belleza de la industria.

Por eso las fotografías sencillas, con iluminación clara y precisa, son las más ideales para mostrar tu naturaleza al cien por cien, pues cuando se realiza un casting, solo si entras en el perfil que tiene en mente el productor, diseñador, o promotor del evento en si tendrás posibilidades, por ponerte un ejemplo si quieren chic@s altos y rubi@s no tendrás muchas posibilidades si eres moren@.

¿Y si no tengo fotos de este tipo?

Pero tranquil@, presenta tu candidatura educadamente, porque en muchísimas ocasiones no se cubren los requisitos establecidos, y se conforman con lo mejor que se ha presentado. Y es@ debes de ser tu.

De ahi la importancia de que te tomes en serio este trabajo y que inviertas en tus fotografías, pues como he dicho anteriormente, son tu curriculum a la hora de presentarte a un trabajo remunerado o casting.

Publicado el

Como dejar de ser víctima de tus circunstancias y retomar tu dirección como modelo profesional

circunstancias de las modelos

Probablemente en algún momento de tu vida pasaras por una circunstancia que disminuye notablemente tu energía, te verás arrollado por situaciones o personas que reducirán tu capacidad de acción como sufrieras un accidente o shock.

Podemos haber vivido situaciones negativas en el pasado y en aquellos momentos haber sido sujetos de “perdida de poder” y de un dolor que nos hizo ser dependientes de ayuda para superarlo. No hay nada más humano que reconocer cuando no podemos las cosas por nosotros mismos pero transcurrido el evento, a largo plazo podemos optar por diferentes reacciones:

– Asimilar el pasado para no vivir anclados a situaciones que no existen ya.

– Entrar en depresión y acudir a la ayuda profesional.

– Superar las circunstancias y usar lo aprendido para crecer.

– O permanecer en la víctima como un personaje que actúe de tu parte.

A veces no hace falta que haya pasado algo realmente grave, basta con haber vivido un evento en el que cediste tu imagen personal a otro, y esto pasa más de lo que creemos, para luego no recibir ninguna compensación por ello, y no necesariamente económica.

¿Como detectarlo y salir de ahí?

Las palabras claves son: La queja, el “tengo que”, y la “justificación”

Algunos ejemplos:

Es que los fotografos o productores no se portan como espero, tengo que andar con cuidado de que nadie me cuele porque si no se van a aprovechar de mi.

– Es que voy a una entrevista o casting, de una agencia o productor, y tengo que pasarlo mal porque al final siempre escogen a otro”

– Es que la moda está muy mal, la gente solo se aprovecha de nosotr@s, por eso tengo que estar pendiente de ella todo el tiempo.

Te preguntarás ¿Si las circunstancias son realmente así, cómo no te vas a quejar?

Una cosa es la actitud que eliges para lidiar con las circunstancias, y otra son las circunstancias en si.

Hace algún tiempo, en las redes sociales, estaba el reto de “no quejarse durante un mes” ¿has probado?

¿Que pasa si lo pones en practica ya?

Que se eliminarán los “es que”, sustituirás los “tengo que” por “quiero” y verás como el resto tu comunión cambia y ya no te hablarán a ti mismo ni a los demás igual. También las justificaciones pierden sentido y comenzarán a notar cómo algo cambia alrededor tuyo.

La queja es tremendamente tóxica, para ti y para la gente de tu alrededor. Puedes dedicarte un día a la semana a hacerlo para no meterte presión o incluso compaginarlo con tus estudios o trabajo. ¿como te sentirás después? Peor porque pierdes energía y alimentas que otras personas del gremio adquieran un derecho sobre tu bienestar que les entregas en bandeja.

¿Como puedes salir de ahí?

Es algo más que leer unas letras en un blog, aunque el poder de la palabra construlle sentimientos y6 es muy útil.

Además es una cuestión de responsabilidad propia.

Pregúntate entonces ¿qué puedo aprender de lo que ocurre?

– ¿Mejora esto mi capacidad de racionarme con los demás integrantes del sector?

– ¿Me hace merecedor/a de algo único y diferente?

– ¿Me ayuda a cultivar mi independencia como profesional?

Si tomas conciencia sobre la necesidad real que hay detrás te tus quejas, y tomas las riendas, el terrible escenario en el que te encuentras se convertirá en un entrenamiento de tu propia autoestima.

– Si pones el foco en mejorar tu relación profesional quizás necesites recursos: aprender a ser asertivo, escuchar y leer mas a los demás, respetar opiniones distintas a las que te han enseñado, en definitiva, invertir ti y en tu imagen profesional es clave. Leer libros de autoayuda, hablar con alguien de confianza o contratar ayuda profesional es básico.

– Cuando cedes tu imagen, la valoración de ti mismo baja al mínimo y puedes llegar a sentir que no eres merecedor de las bondades de este sector. Es como la pesadilla que se muerde la cola. Si esperas recibir antes que dar, cambia de paradigma.

El proceso para soltar el pasado en tres pasos debería ser:

– Aceptar tal y como son las circunstancias.

– Comprender como se ha creado tu víctima y ser cálida/o contigo mismo.

– Perdonarte el trato que te das a ti misma/o por haber cedido tu poder y tu imagen a gente que ha sabido aprovecharse de ti, ocasionándote un daño en el pasado.

Y después orientarte a tu futuro:

– Comprenderte a ti misma/o, suprimir la queja en tu lenguaje, sustituir los “tengo que” por quiero que, observar los beneficios de modificar tu lenguaje y detectar las necesidades reales por cubrir para ir a por ellas.

– Ser protactinios y ponerte en marcha para comportarte de forma distinta y más saludable contigo y mas profesional con el sector, teniendo la inversión como punto de partida.

– Respetar y valorar tanto a ti como la los demás profesionales, haciendo músculo con la amistad entre compañeros de gremio.